El Silencio. La parte maldita